✅Validez de la prueba consistente en grabaciones de conversaciones en juicios de familia.

La prueba consistente en grabaciones de conversaciones en los procesos de familia ¿es lícita o ilícita?

 

El primer filtro que debe pasar toda prueba que se aporte a un proceso judicial es LA LICITUD, es decir, haberse obtenido sin vulnerar derechos fundamentales (Art 11 LOPJ)

Cuando nos encontramos ante la prueba consistente en grabaciones de conversaciones -prueba de gran utilidad en los juicios de familia- nunca debemos perder de vista el derecho fundamental reconocido en el 18 CE: derecho a la intimidad y secreto de las comunicaciones.

La grabación de conversaciones será prueba ilícita si se ha obtenido vulnerado estos derechos, y conllevará la nulidad de la misma, la declaración de ilicitud y la inadmisión.

En los procesos de familia, la llamada dimensión familiar de intimidad, NO AUTORIZA en modo alguno a violar derecho fundamental que ostenta cada miembro de la familia a la intimidad y al secreto a las comunicaciones.

Antes de entrar en materia, hay que dejar claro que la licitud de la prueba es diferente a la idoneidad para probar lo que se pretende o a la valoración que el juez pueda hacer de dicha prueba.

 

 

Prueba I.- Grabaciones de Conversaciones mantenidas entre nuestro cliente y la otra parte o con un tercero.

 

La prueba es LÍCITA. Es apta para pasar el filtro de la licitud a los efectos de material probatorio en el proceso.

“La aportación al proceso de grabaciones de conversaciones particulares realizadas por uno de sus protagonistas no vulnera el derecho al secreto de las comunicaciones, pues este derecho no puede esgrimirse frente a los propios intervinientes en la conversación” (STS 3585/2016, STC 114/84)

ATENCIÓN!! No confundir la licitud en la aportación como medio de prueba en un juicio con la difusión de las mismas, esto último no sólo es ilícito sino que es ilícito penal.

 

Prueba II.-Grabación de Conversaciones mantenidas entre la parte contraria (ex de nuestro cliente) con un tercero o conversaciones entre terceros ajenos al proceso.

 

Si hay conocimiento y consentimiento de las partes y puede acreditarse son pruebas que pasan el filtro de la licitud.

Si no tienes acreditación del conocimiento y consentimiento de la grabación, grabarlo es delito perseguible previa denuncia de la persona agraviada: art 197 CP.

 

Prueba III.- Grabación de Conversaciones mantenidas con los hijos mayores de edad.

 

La prueba es LÍCITA. Los hijos mayores de edad son titulares indiscutibles del derecho a la intimidad y al secreto de las comunicaciones y disponen con plena capacidad sobre el mismo.

Si son hijos dependientes y conviven en el domicilio familiar, habrá que valorar la prueba desde la perspectiva de que no son terceros sino que las medidas que se adopten podrán afectarles de una forma u otra.

 

 

Prueba IV.- Grabaciones de Conversaciones de nuestro cliente con los hijos menores de edad.

 

Respecto del derecho a la intimidad de menor de edad, en general, hay que partir de la base de que la disponibilidad que tiene el menor de edad sobre el derecho fundamental que le corresponde dependerá de su madurez.

¿Qué pasa en los supuestos de conversaciones grabadas con el menor por la parte que las aporta?

La protección derecho intimidad del menor se antepone al ejercicio de patria potestad. Es estos supuestos hay una instrumentalización del menor, en beneficio del progenitor que aporta la prueba y en perjuicio del otro progenitor, con un uso desproporcionado del ejercicio de la patria potestad y coloca al menor en un conflicto entre las partes.

Esta prueba debe INADMITIRSE

 

Prueba V.- Grabaciones de Conversación del cliente con un tercero fallecido.

La prueba es LICITA, otra cosa es la valoración que pueda hacerse durante el proceso( Auto TS 21/12/2016)

 

Prueba VI.- GRABACIÓN DE LA CONVERSACIÓN ENTRE UNA DE LAS PARTES Y EL PROFESIONAL (MEDIADOR, PSICOLOGO, ABOGADO)

 

¿Qué pasa con las grabaciones de conversaciones con un abogado, mediador o psicólogo en procesos de ruptura?

La Sentencia n.º 213/2014, de fecha 2 de diciembre de 2014, dictada por la Sección 3.ª de la Ilma. Audiencia Provincial de Zaragoza, dictamina la licitud en la obtención de la grabación realizada de la sesión de mediación por parte de una de las partes inmersa en conflictivo de proceso de divorcio, que acudía con el ex «para desarrollar ante dicha profesional una entrevista reservada en el marco de una técnica de mediación que les permitiera alcanzar un acuerdo para resolver sus controversias

La Audiencia Provincial dice que «La jurisprudencia ha señalado que la grabación que un particular haga de sus propias conversaciones, telefónicas o de otra índole, no suponen el atentado al secreto de las comunicaciones (STS 20-2-2006; STS 28-10-2009, núm. 1051/2009). E igualmente ha precisado la STS 25-5-2004, núm. 684/2004 que las cintas grabadas no infringen ningún derecho, en particular el art. 18-3 C.E., debiendo distinguir entre grabar una conversación de otros y grabar una conversación con otros. Pues no constituye violación de ningún secreto la grabación de un mensaje e mitido por otro cuando uno de los comunicantes quiere que se perpetúe

Como se recoge en la sentencia comentada, cosa distinta será el uso que se haga de dicha grabación –ese uso sí que puede dar lugar a responsabilidades penales–, pero la grabación por sí misma no es constitutiva de delito alguno, aunque nuestro interlocutor sea un profesional.

 

¿CÓMO HAY QUE APORTAR LA PRUEBA? Además de la grabación, hay que adjuntar la trascripción mecanografiada de la conversación o parte que se quiera hacer valer en juicio.

 

TRATAMIENTO PROCESAL SOBRE ADMISION O INADMISION.

En los supuestos en que, una vez aportada la grabación lícita se inadmite por el juez que la considera ilícita al vulnerar derechos fundamentales, o bien se aporta de contrario grabaciones ilícitas por vulnerar derechos fundamentales que el juez considera lícitas y se admiten, ¿qué debemos hacer?

Si estamos en Procedimiento Ordinario.

1º.- Interponer recurso de reposición oral ante el pronunciamiento judicial sobre de admisión/inadmisión. (art 285 de la LEC), que se resolverá en el acto.

2º.- Si el juez desestima el recurso, hay que formular protesta a efectos de apelación de la resolución definitiva que en su día se dicte.

Si estamos en Juicio verbal. El artículo 446 de la LEC establece que “contra las resoluciones del Tribunal sobre inadmisión de pruebas o sobre admisión de las que se denunciaran como obtenidas con violación de derechos fundamentales, las partes podrán formular protesta a efecto de hacer valer sus derechos en la segunda instancia”, pero en la práctica se admite la interposición del recurso en el ámbito del verbal, es una buena forma de razonarle al Juzgador la necesidad de admitir esa prueba.

 

No olvidemos que EL Derecho Procesal es el cauce necesario para el éxito de la acción material que vertimos en el proceso.

 

 

Comparte:

Facebook
Twitter
LinkedIn