✅ EL testamento del divorciado

 

Te has divorciado y la relación con tu ex no es buena.

Te has divorciado y piensas que tu ex no es lo suficiente recto para administrar los bienes de los hijos comunes y no quieres que, si te pasa algo, sea él quien administre los bienes que adquieran tus hijos a causa de tu sucesión.

Te has divorciado y quieres impedir, si te pasa algo, que tu ex se convierta en propietario de todo tu patrimonio.

Pues entonces, haz testamento.

 

Cada vez más personas que se divorcian con hijos comunes hacen testamento para impedir que, en caso de que fallezcan, su ex ostente poder sobre los bienes y derecho que se deje en su sucesión a los hijos comunes.

Las disposiciones testamentarias habituales para lograr este fin son las que te indico a continuación:

1º.- Si te pasa algo, puedes dejar nombrado administrador para aquellos bienes que adquieran tus hijos a causa de tu sucesión. 

Es valida y eficacia de las cláusulas testamentarias en las que un progenitor excluye al otro de la administración de los bienes dejados al hijo.

Establece art 164 del Código Civil que “Los padres administrarán los bienes de los hijos con la misma diligencia que los suyos propios, cumpliendo las obligaciones generales de todo administrador y las especiales establecidas en la Ley Hipotecaria. Se exceptúan de la administración paterna: 1. Los bienes adquiridos por título gratuito cuando el disponente lo hubiere ordenado de manera expresa. Se cumplirá estrictamente la voluntad de éste sobre la administración de estos bienes y destino de sus frutos.

2º.- Si te pasa algo, puedes dejar designado tutor de tus hijos para el caso de que fallezcáis ambos progenitores. 

Es conveniente, aun no siendo voluntad de ambos progenitores expresada en testamento, dejar la elección de la persona que quieres que se encargue del cuidado de tus hijos en caso de que durante la minoría de edad, también fallezca tu ex. Mejor que tú, no sabe nadie quien es la persona conveniente para cuidar a tus hijos.

El Artículo 213  del código civil establece que para el nombramiento de tutor se preferirá: 1.º A la persona o personas designadas por los progenitores en testamento o documento público notarial, 2.º Al ascendiente o hermano que designe la autoridad judicial.

 

3º.- Si tienes hijos menores de 14 años y quieres impedir que tu ex pueda adquirir todos los bienes que recibió tu hijo por tu sucesión, en caso de que le pasara algo antes de cumplir los 14 años, puedes indicar en tu testamento la persona que tendrá que adquirir los bienes que formen la herencia de tu hijo.   

Es lo que se denomina jurídicamente “sustitución pupilar”.

En este supuesto de doble fallecimiento, tu ex adquirirá la legitima estricta, pero el resto (2/3 de los bienes heredados por tu hijo) lo recibirá quien tu elijas.

La disposición testamentaria sería así: “ Conforme al Artículo 775 del Código Civil, se instituye herederos de mi hija/o menor de catorce años, a xxx, sin perjuicio de los derechos de sus legitimarios”

Consistiría en hacer un testamento en nombre de tus hijos, por razón de su actual edad que le impide testar, y que se extenderá tanto a los bienes, derechos, acciones y obligaciones que sus citados hijos puedan heredar del testador como a los suyos propios.

4º.- Cuando tus hijos son mayores de 14 años, puedes ordenar que los bienes de tu sucesión, en caso de pasarles algo, sean adquiridos por una persona que determines y que no vayan totalmente al patrimonio de tu ex. 

En este supuesto de doble fallecimiento, tu ex adquirirá la legitima estricta, pero el resto (2/3 de los bienes heredado por tu hijo) lo recibirá quien tu elijas.

Estaríamos ante una sustitución fideicomisaria, por la que puedes ordenar la sustitución, por la que el testador instituye a un primer heredero, con la limitación de conservar los bienes de la herencia y transmitirlos a su muerte a un segundo heredero nombrado al efecto. Esto puedes hacerlo por un tiempo determinado.

“A veces hacer testamento es un acto de generosidad. Si no dejas testamento hecho, la situación para los que se quedan se complica más”

✅ Se omite el traslado de copias de un recurso al procurador contrario…¿Y ahora que?

 

Según la Sentencia del Tribunal Supremo de 15/06/2018: La Realización de actos procesales el último día del plazo no permite la subsanación a requerimiento del órgano judicial.

1º.- Posibilidad de subsanar el defecto procesal consistente en la OMISION DEL TRASLADO DE COPIAS AL PROCURADOR CONTRARIO, si no se ha producido la preclusión del trámite para la realización del acto procesal. SOPORTE JURÍDICO:

1º.- Regla General: La omisión del traslado de copias NO es subsanable, porque la subsanación que contempla con carácter general el artículo 231 LEC está referida a los actos defectuosos, pero no a los no realizados, de tal modo que podrá corregirse la falta de acreditación o un traslado deficiente pero, en ningún caso, el omitido. Además, hay una disposición legal (277 LEC) que de forma razonada y proporcionada califica este defecto como causa de expresa de inadmisión.

2º.- Corrección de la rigidez de la Regla General para dar paso al cumplimiento del principio de tutela judicial efectiva como derecho de obtener una resolución sobre de fondo. (Art 11.3 LOPJ): “El rigor de esta carga procesal debe atemperarse cuando es el propio órgano jurisdiccional quien propicia o coadyuva a la omisión de su cumplimiento, normalmente por haber admitido el escrito y documentos, pues lo contrario supondría colocar al recurrente en una posición que excede del deber de colaboración con la Administración de Justicia” La Regla General debe verse completada “ con los criterios que emanan de la doctrina constitucional sobre la posibilidad de subsanar los actos procesales que tiene en cuenta una adecuada relación entre el cumplimiento de las formalidades y requisitos procesales y el respeto al derecho a la tutela judicial efectiva, siempre bajo la consideración de que la subsanación no es incompatible con la obligación de cumplir oportunamente los requisitos y presupuestos procesales, y de que no se impone una interpretación favorable al derecho a la tutela judicial que determine la ineficacia de tales requisitos y presupuestos.

2º.- Imposibilidad de subsanar el defecto procesal consistente en la OMISION DEL TRASLADO DE COPIAS AL PROCURADOR CONTRARIO, si el recurso se presenta el día de gracia, es decir, una vez que se ha producido la preclusión del trámite para la realización del acto procesal de la parte. SOPORTE JURÍDICO:

“El plazo de que disponen las partes para la formulación del recurso por determinación legal es un plazo de caducidad no ampliable a voluntad de aquellas, pero tampoco puede quedar acortado por la presentación del escrito sin cumplir todos los requisitos previstos en la norma procesal, en concreto, en este caso, los establecidos en el artículo 276.1 y 2 LEC . Presentado el escrito sin dar cumplimiento al requisito y sin agotar el plazo previsto para su presentación, la diligencia exigible al órgano judicial impone una actuación inmediata de este dirigida a hacer posible la subsanación de la falta dentro del término conferido para la presentación del mismo”

No es posible la subsanación cuando la parte efectua el acto procesal el último día del plazo legalmente previsto para su realización, ya que al órgano judicial no le es posible habilitar un trámite de subsanación que permitiera a la parte cumplir con el requisito dentro del término preceptuado.

No podría subsanarse dicha omisión, al no restar día alguno del plazo concedido, al haberse agotado el mismo y sin que pueda entenderse como un formalismo exacerbado, atendiendo al principio de improrrogabilidad de los plazos establecidos por el legislador ( art. 134 LEC ) que rige, con carácter general, en nuestro sistema procesal, y que determina que éstos, fuera de los casos de fuerza mayor no puedan interrumpirse ni demorarse, produciéndose la preclusión y subsiguiente pérdida de realizar el acto de que se trate una vez transcurran aquéllos, según resulta de lo establecido en el art. 136 LEC .

Y sin que ello cause indefensión a la parte recurrente ni menoscabe su derecho a la tutela judicial efectiva ya que no existe vulneración de tal derecho cuando la falta de respuesta en el fondo se deba a la pasividad, desinterés, negligencia, error técnico o impericia de las partes o profesionales que las representen o defiendan, además de que el acceso a los recursos es una cuestión de orden público procesal sustraída al poder de disposición de las partes e incluso del propio órgano jurisdiccional.

EL Derecho Procesal es el cauce necesario para el éxito de la acción material que vertimos en el proceso.